10/25/2019
Benjamin Rojas Yauri
Romanos 8:22-23a

Un gemido silencioso: la Biblia y el medio ambiente

"Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora; y no sólo ella, sino que también nosotros mismos." (RV60)
"οἴδαμεν γὰρ ὅτι πᾶσα ἡ κτίσις συστενάζει καὶ συνωδίνει ἄχρι τοῦ νῦν οὐ μόνον δέ, ἀλλὰ καὶ αὐτοὶ."

Romanos 8:22-23 presentan una realidad casi inexplicable y hasta aparentemente incoherente, sin embargo tal como se verá aquí, esta es una realidad lógica y totalmente natural. La Biblia inicia revelando un medio ambiente perfecto (cf. Gen 1:31) y aún cuando termina con esa misma imagen (Apo 22:1-5), es categórica al anunciar la condición actual de ella: Dios dijo al hombre “maldita será la tierra por tu causa” (Gen 3:17). Por lo tanto, es posible afirmar que el medio ambiente sufrió una transformación degradante y humillante, pero no a consecuencia de su decisión, pues ella no puede tomar decisiones, sino a consecuencia de una decisión tomada por la corona de la creación, el ser humano. Desde ese primer momento hasta el día de hoy, años, siglos y aún milenios han pasado, sin embargo, la interdependencia evidenciada entre consecuencia y decisión, que existe en la relación ser humano-creación no ha cambiado.

Los cambios climáticos, se deben a decisiones humanas, así mismo la desaparición de bosques —los pulmones del mundo— la extinción de especies animales, la contaminación de las fuentes de agua y aún la aparición de nuevas y terroríficas enfermedades, también responden a decisiones humanas. Tal vez sea eso por lo que Pablo afirmar que “toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora” (Rom 8:22). Ella —la creación— no tiene la culpa, pero sufre y gime a causa de su sufrimiento sin culpa, sin embargo, parece ser que este es un gemido silencioso, uno que el ser humano no escucha, o al menos que la mayoría de los seres humanos no pueden escuchar. Pero aún cuando el ser humano no escuche —ya sea de forma voluntaria o involuntaria— este gemido de dolor, Dios el creador, quien escucha toda oración y suplica, también escucha este gemido silencioso, producido por el desenvolvimiento del ser humano en Su medio ambiente, es decir en el medio ambiente, creado por Dios y puesto al servicio y cuidado del ser humano (cf. Gen 2:15).

Esto da sentido a uno texto juanino que afirma categóricamente que “la ira de Dios ha venido” y que, con ella, también el tiempo de “destruir a los que destruyen la tierra.” (Apo 11:18). Por lo tanto, quien protege la tierra evidencia la protección divina, pero quien la destruye, evidencia su propia destrucción. Elije hoy cual será tu destino final.

Similares

La Biblia y los niños

La Biblia y los niños

Ha sido ampliamente aceptado que “los niños a menudo son olvidados en la historia. Ellos no escriben, rara vez están representados en el arte, y no parecen ser valiosos en las historias en las que los adultos tienen roles importantes”. Esta realidad social, resultante...

Los elegidos de Dios

Los elegidos de Dios

Una traducción personal del texto bajo estudio es, en ella se nota la principal condición de estos peregrinos, los elegidos de Dios. Esta traducción dice así: “Pedro, apóstol de Jesucristo, a los dispersos, en Ponto, Galacia, Capadocia, Asia y Bitina, peregrinos...

Experimentando la benignidad del Señor

Experimentando la benignidad del Señor

Una traducción personal del texto bajo estudio puede ser, además ésta aclara el uso de algunas de las palabras originales que interesan par esta meditación: “Desechando, pues, toda malicia, todo engaño, hipocresía, envidias, y todas las detracciones, desead...